Ies Pobra at the radio.

Más de diez años llenando la maleta cultural de los alumnos

El IES A Pobra sigue apostando por los proyectos europeos y se ha implicado en dos nuevas aventuras.

Del intercambio cultural se aprenden algunas de las lecciones más enriquecedoras de la vida. Conocer las realidades de otros países ayuda a tener una perspectiva mucho más amplia del mundo y, teniendo esto en cuenta, cada vez son más los centros educativos que apuestan por implicar a su profesorado y alumnos en programas europeos.

El IES de A Pobra lleva ya más de un decenio participando en diferentes iniciativas y convenios europeos en los que, al tiempo que los centros de distintos países desarrollan una tarea o actividad determinada, tienen la oportunidad de empaparse de otras visiones y contextos sociales y educativos. Siguiendo esta estela, el instituto pobrense resultó este año admitido en dos nuevos proyectos, a dos cursos vista, de formación escolar K2, en los que el alumnado desarrollará un papel esencial a la hora de llevar el barco a buen puerto como parte de una tripulación internacional, en la que compartirán la experiencia con compañeros de Turquía, Lituania, Italia, Grecia, Rumanía y Eslovenia.

 Los nuevos proyectos Erasmus+ están dirigidos al alumnado de tercero de ESO, el cual participará en un estudio europeo sobre el impacto de los inventos, incidiendo en el que han tenido los aparejos para la pesca, así como para los de cuarto de secundaria y primero de bachillerato, quienes formarán parte de un programa para reducir el consumo en beneficio del planeta.

Ventajas

«Dende a dirección a percepción que tivemos nas anteriores experiencias foi moi positiva, porque comezamos dende o primeiro proxecto a ver distintas dinámicas culturais e sistemas educativos. Hai moito corporativismo e hospitalidade entre colegas, a xente ensínate tanto o interior do instituto e as súas dinámicas como as cidades, coma se foras cun guía local», destaca el exdirector del IES A Pobra, José Luis Nogueira, quien siguió de cerca la evolución de las distintas iniciativas.

De entre todas ellas destaca la que se hizo con Islandia como una de las más interesantes, tanto por las peculiaridades del país nórdico como por sus resultados académicos. Allí estuvieron veinte niños integrados en familias islandesas y «a progresión no inglés foi brutal, igual que o impacto cultural», subraya Nogueira, quien a raíz de esta visita creó más espacios para el alumnado «porque alí comprendemos que os estudantes poden ter liberdade».

Asunción Pérez Pérez, docente de pedagogía terapéutica, repara también en lo positivo del choque de culturas, que en muchos casos supone no solo un refuerzo académico sino también para la autoestima ya que, por ejemplo, ayuda a perder ese miedo typical spanish a hablar inglés en público. Y el profesor de lenguas clásicas Xosé Antón Parada, que tuvo la oportunidad de que cuatro de sus alumnos visitasen Grecia, incide en la carga motivacional de estos proyectos para los estudiantes.

De hecho, explican, cada año hay más alumnos interesados en participar en los programas europeos, con los que se trata de involucrar a todo el centro, montando desde bufés con la gastronomía de otros países a conferencias.

En cuanto a los nuevos proyectos bianuales, Ana Bueno, docente de biología, señala que ya se han iniciado las actividades. La primera salida con alumnos será en febrero, a Rumanía, y luego a Italia. El próximo curso el centro de A Pobra recibirá al alumnado y profesorado de las otras seis nacionalidades implicadas.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/barbanza/2016/12/26/diez-anos-llenando-maleta-cultural-alumnos/0003_201612B26C2991.htm

 

Leave a Comment